Respuesta a un blog de publicistas que no entienden #tapamoslamarca

elblogdelaagenciaEl metro es un servicio público de propiedad pública, pero no gratuito; de hecho lo pagamos dos veces: directamente como usuarios e indirectamente con nuestros impuestos.
Cuando se usa un servicio del bien público por necesidad, desde #tapalamarca no deseamos que por usarlo se nos utilice como conejillos de Indias, porque ni aprobamos la publicidad sobre el nombre de estaciones, ni ningún otro tipo de publicidad alienante comercial, multimedia o clásica en paneles, pantallas, altavoces, vallas, etc.
Se puede cuestionar ideológicamente o legalmente si la publicidad que estamos obligados a visionar/oír en espacios de propiedad privada (gratuitos o no y que deberíamos poder seleccionar o elegir libremente) es lícita, abusiva, etc.; pero un servicio público al que tenemos la necesidad de acceder, debería excluir por derecho que nos forzasen a ser condicionados por esa publicidad comercial (del todo prescindible, en nuestra opinión).
Si no somos libres para dejar de ver y oír el bombardeo mediático constante, no seremos libres para abandonar el consumismo y ejercer un consumo responsable. Tan simple y complejo como eso, porque si tal cosa no fuese así, si esa influencia mediática brutal no existiese (el publicitar usando “la ratonera” del Metro para influir en sus usuarios) no sería rentable para todas aquellas empresas que invierten en él y nos ven como previsibles “ratones” a los que presionar en -cuestionables necesidades- bajo “marca”.
Pero además, como los gastos de la publicidad de esas empresas son repercutidos en su coste , al que sumarán beneficios por producto; el Metro lo acabarían pagando algunos en tres ocasiones, y tendrían más riesgo aquellxs que normalmente coinciden con los más vulnerables: “estudiantes” “adolescentes” “personas sin concienciación o sin cultura de compra responsable” “consumidores compulsivos”… Un teórico ahorro por usar el metro, que a muchos usuarios le saldrá muy caro y al que se verán abocados irremediablemente.
Desde #tapalamarca también creemos que con una gestión responsable de las cuentas del Metro de Madrid, con salarios decentes a los empleados y no desproporcionados en la directiva, eliminación de enchufes, con buena gestión de gastos/ingresos, sin despilfarro, sin amiguismos, sin comisiones o prebendas por contratos a terceros, sin corrupción y sin robo y otras mamandurrias tan típicas del gobierno de la Comunidad de Madrid, se podría mantener el servicio público con coste de billete por usuario, mucho más bajo y sin recurrir a la publicidad comercial en absoluto.
De cualquier forma, no podemos asumir que la gestión “será siempre mala”, para justificar la invasión publicitaria, ni justificar la aportación publicitaria para compensar su mala gestión o despilfarros. Sería un absurdo.
Y sí creemos que con voluntad política y ciudadana, podríamos convertir el uso del servicio metropolitano, en un transporte más rápido, eficiente, de calidad, seguro, económico y ecológico, y con visión creativa y cultural, también conseguiríamos convertir el Metro de Madrid en un placer visual y auditivo, siendo de verdad una marca de decencia, comunicación para todxs y ejemplo de responsabilidad con lo social y procomún.
Anuncios

3 pensamientos en “Respuesta a un blog de publicistas que no entienden #tapamoslamarca

  1. Os agradecemos mucho que os hayáis molestado en publicar esta respuesta.

    Como decimos en nuestro artículo, nos gusta escuchar los argumentos de cada una de las partes. Sin conocerlos todos, es imposible tener una perspectiva global que permita analizar en profundidad la situación. Nosotros hemos dado nuestros argumentos, sin ánimo de ofender a nadie. Esperamos que no lo hayáis tomado así, porque en ningún momento hemos tenido esa intención. Ahora ya tenemos vuestra opinión, vuestros argumentos. De primera mano. Estaríamos encantados de obtener una respuesta también del resto de partes implicadas, al menos, de Vodafone y de la Comunidad de Madrid. Desgraciadamente, nos extrañaría mucho que esto sucediera.

    Tras leer detenidamente este artículo, llegamos a la conclusión de que nuestros diferentes abordajes del problema parten de dos puntos: la concepción de “lo público” por un lado, y el papel de la publicidad por otro. Y aquí el problema de base es ideológico. Y en estas cuestiones, el debate es siempre enriquecedor pero a menudo estéril. Nos explicamos. Ni queremos ni podemos convenceros de que nuestra visión es la correcta, ni podéis hacerlo vosotros. Probablemente, porque no haya una única visión correcta.

    Son dos análisis realizados desde diferentes perspectivas que además creemos que tienen la virtud de ser coherentes con sus proposiciones de partida. Y eso ya es mucho más de lo que se puede decir de la mayoría de los análisis que se realizan. Lógicamente, las conclusiones difieren. Lo bueno es que el debate siempre enriquece, aún cuando no seas capaz de persuadir al otro.

    Esto, en lo relativo al papel de la publicidad en espacios públicos. En lo que respecta a la gestión de las cuentas públicas y a las “mamandurrias” (nos ha encantado la elección de la palabra) de la Comunidad de Madrid, no tenemos mucho que debatir. Como dato, el que esto escribe es un antiguo empleado de un universidad pública madrileña acabó engrosando las listas de las oficinas de empleo tras unos cuantos años tratando de elevar la calidad de la educación pública superior mientras asistía atónito a dichas mamandurrias.

    Terminamos este comentario dándoos de nuevo las gracias por el esfuerzo y el tiempo empleado en elaborar esta respuesta que, esperemos que no os importe (si lo hace, no tenéis más que decírnoslo), publicaremos mañana íntegra en nuestro blog.

    Un saludo,
    http://www.elblogdelaagencia.com

    • Gracias a vosotr@s, por haberos hecho eco de nuestra campaña y haber aportado vuestro punto de vista, que a la vez nos ha permitido tocar una concepción más amplia sobre la publicidad y su uso en los espacios considerados de uso público y/o de propiedad pública.

      Sin duda la ideología con que lo enfoca cada cual es diferente, la cuestión es que la que nosotros defendemos si bien avanzó en decisiones tales como la No emisión de publicidad en la TV pública desde hace pocos años, tememos que sin más avances retrocede con el Gobierno de partidos liberales o de todos si se dejan manejar por el llamado Mercado.
      Y ya, si tomamos el caso concreto del des-Gobierno de la Comunidad de Madrid, descaradamente neo-liberal, no nos extrañaría ver en poco, pegatinas publicitarias en los uniformes de funcionarios o coches oficiales, y así un día, podrían pedir tatuajes en la piel de los mismos trabajadores públicos… de momento parece broma; pero es algo que ya se hace en algunos países como por ejemplo Japón, en el ámbito de lo privado, como fuente de ingresos extra usando la exposición de la epidermis.
      La cuestión es ¿cuándo existe necesidad, dónde están los límites éticos, si la opción en libertad se encuentra conculcada?

      La exposición abrumadora a la publicidad y consumismo al que se ve expuesto la persona desde bien niño hasta su edad adulta, sin ser contrarrestada por espacios liberados o educación al consumo, deja en clara desventaja a la inmensa mayoría y a los más vulnerables.

      Pediros disculpas, por el comentario en vuestro último post sobre #tomalamarca, fue un simple error de coordinación entre compas, podéis borrarlo 😉
      Un cordial saludo,

  2. Pingback: La respuesta de #tapalamarca | el blog de la agencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s